UPF (y SPF) son acrónimos que reaparecen con el buen tiempo y que nos indican que el sol brilla en toda su esplendor. Pero, qué significan?  En Élise et sardine nos hemos especializado en la protección solar y es parte de nuestra esencia, así que te lo contamos de una forma breve y sencilla.

UPF es el acrónimo inglés de «Ultraviolet Protection Factor» (Factor de Protección Ultravioleta) y es a grandes rasgos, la capacidad de una tela o material para bloquear la radiación ultravioleta (los rayos UVA y UVB del sol). Es decir, cuando hagamos referncia a la ropa de protección solar, usaremos las siglas UPF.

El SPF, en cambio, es el factor de protección de las cremas solares., el número que aparece en los envases de protector solar. A muy grandes rasgos es, también, el tiempo de protección solar que tenemos ante la exposición a los rayos malignos del sol. Es decir,  si tu piel se quemara al cabo de 5 minutos de exposición solar,  un factor SPF30 retardaría ese efecto x30 veces de tiempo.

Pero centrémonos en la ropa de protección solar. En español hablaríamos del FPU,  el factor que indica qué cantidad de rayos UV pueden penetrar una tela. Una camiseta con un FPU de 50 permite el paso de solo 1/50 de los rayos ultravioleta que llegan a la piel y, por el contrario, una camiseta de algodón solo tiene un FPU de 5. En Elise et sardine todos nuestros productos llevan la etiqueta UPF50+. Este índice UPF, que se basa en distintos factores (densidad, color, entramado de las fibras…) nos ayuda a reconocer los mejores productos para proteger la piel de los más pequeños.

Es una etiqueta de GARANTÍA que asegura la protección solar máxima de las niñas y niños. Y, por qué es tan importante? ¿Sabías que el 80% de los casos de cáncer de piel podrían evitarse con hábitos saludables de foto protección desde la infancia (AEDV)? Y es que el 80% de la radiación solar que llega a la piel se recibe antes de los 18 años. Se ha demostrado que los niños reciben hasta tres veces más radicación ultravioleta que los adultos, de ahí la importancia de cuidar la piel frente al sol desde la infancia. Tienen menos melanina para protegerse y una epidermis más fina que la de los adultos, lo cual significa que son más sensibles a las quemaduras.

En definitiva, una quemadura solar en la infancia puede triplicar el riesgo de padecer cáncer de piel, y se dice que las quemaduras solares de los pequeños son los melanomas de los mayores. Una buena protección solar es pues indispensable, por este motivo los bañadores UPF50+ de Élise et sardine son la mejor opción.

Consejos para proteger a los niños del sol

  • Usa ropa de protección solar UPF50+ (https://www.eliseetsardine.com/shop/)
  • Limita su exposición a los rayos ultravioleta (UV).
  • Evita horas de máxima intensidad solar 12-16h.
  • Aplica abundante crema solar en las partes expuestas (FSP30 como mínimo).
  • Usa gorro.
  • Usa gafas de sol para proteger los ojos y la piel sensible alrededor de éstos.