El sol es vida pero tiene un lado oscuro

El sol en dosis moderadas es fuente de vitamina D, ayuda a fijar el calcio en los huesos y mejora las afecciones como la dermatitis atópica, pero se requieren únicamente de 15 a 25 minutos de exposición solar al día para producir las dosis recomendadas de vitamina D. Cualquier exposición más allá de esos 20 minutos diarios se considera sobreexposición.

Una sobreexposición a sus rayos UV puede resultar muy peligrosa y evitar el sol no siempre es posible. Los niños necesitan luz y aire para crecer y ser felices! Entonces, cuál es la mejor manera de protegerles de los rayos malignos del sol?

Según la OMS «la mejor opción para protegernos de los efectos perjudiciales del sol es la ropa de protección solar UPF50+»

Y es la mejor opción porque garantiza una protección máxima, sin químicos dañinos para la piel de los niños y la más duradera (no disminuye con los lavados y el uso).


¿Qué significa UPF50+?

En Élise et sardine todos nuestros productos llevan la etiqueta UPF50+.

El FPU es un factor que indica qué cantidad de rayos UV pueden penetrar una tela.  La ropa UPF50+ es una garantía de protección máxima sin margen de error y el futuro de la fotoprotección (en combinación con otros productos). Este índice UPF, que se basa en distintos factores (densidad, color, entramado de las fibras…) nos ayuda a reconocer los mejores productos para proteger la piel de los más pequeños.  

«Una camiseta con un FPU de 50 permite el paso de solo 1/50 de los rayos ultravioleta que llegan a la piel, por el contrario una camiseta de algodón solo tiene un FPU de 5.»


La mejor inversión para la salud futura de su piel

¿Sabías que el 80% de los casos de cáncer de piel podrían evitarse con hábitos saludables de foto protección desde la infancia (AEDV)? Y es que el 80% de la radiación solar que llega a la piel se recibe antes de los 18 años.

Se ha demostrado que los niños reciben hasta tres veces más radicación ultravioleta que los adultos, de ahí la importancia de cuidar la piel frente al sol desde la infancia. Tienen menos melanina para protegerse y una epidermis más fina que la de los adultos, lo cual significa que son más sensibles a las quemaduras.

Al sol no hay que temerle, lo que se debe evitar es que la piel llegue a quemarse.

En definitiva, una quemadura solar en la infancia puede triplicar el riesgo de padecer cáncer de piel, y se dice que las quemaduras solares de los pequeños son los melanomas de los mayores. Una buena protección solar es pues indispensable.

Podemos decir que la piel tiene un efecto memoria devastador. Las imprudencias en la infancia y juventud pueden acarrear consecuencias negativas en el futuro.


Consejos para proteger a los niños del sol

  • Usa ropa de protección solar UPF50+ .
  • Limita su exposición a los rayos ultravioleta (UV).
  • Evita horas de máxima intensidad solar 12-16h.
  • Aplica abundante crema solar en las partes expuestas (FSP30 como mínimo.
  • Usa gorro.
  • Usa gafas de sol para proteger los ojos y la piel sensible alrededor de éstos.

Disfruta del sol sin dejarte la piel

¿Te unes a la moda de una piel sana?